GRACIAS, MAESTROS

 

 

 

Gracias Maestros y Maestras de nuestra institución, por su labor abnegada, por su compromiso para abrigar de nuevas y mejores oportunidades de vida a los estudiantes de nuestra comunidad. 

Su labor es absolutamente necesaria para alcanzar una sociedad donde primen los valores del respeto, el amor y el conocimiento. 

Sabemos de los retos que deben sortear todos los días, de los momentos difíciles producto de las condiciones internas y externas a los que se ven abocados. Somos conscientes de la dureza que, en ciertos momentos, puede resultas esta profesión que decidieron asumir voluntariamente en algún momento de sus vidas; pero también, sabemos de la satisfacción enorme que trae consigo el hecho de ser Maestros, de las alegrías incuantificables que solo pueden experimentar aquellos seres humanos que ven como sus niños y niñas crecen con unos cimientos lo suficientemente fuertes como para doblegar las adversidades y sacar su vida y la de sus familias adelante. 

La luz que se desprende de sus ejemplos de vida, es el mayor logro que tenemos como Institución. Y esto lo confirman a diario las sonrisa de nuestros estudiantes, quienes ven en ustedes, unos verdaderos Maestros de vida, algo que a la larga, es el mejor reconocimiento para seguir perpetuando su loable labor.